viernes, 2 de agosto de 2019

Dormir poco aumenta el riesgo de sobrepeso


El sueño es salud y no solo por el descanso físico y mental que proporciona. Cuando dormimos, ponemos en marcha muchas funciones esenciales para el buen funcionamiento de nuestro cuerpo.
  • Según un estudio, la falta de sueño altera las hormonas que regulan el apetito, lo que se traduce en un rápido y continuado aumento de peso. Si dormimos poco, al día siguiente tendremos más apetito y una mayor necesidad de picar entre horas.
  • Durante el sueño, además, se estimula la producción de la denominada hormona de crecimiento, una hormona que acelera el metabolismo y, por lo tanto, nos ayuda a quemar calorías. Si no dormimos bien, nuestro metabolismo irá más lento y tendremos una mayor tendencia a engordar.
  • La falta de sueño y una alimentación poco saludable no solo producen sobrepeso, sino también aumentan el riesgo de sufrir diabetes y envejecimiento prematuro, entre otros trastornos importantes.
  • Para conseguir un buen descanso, se aconseja dormir en una habitación oscura (la luz provoca sueños ligeros) y de una sola vez. También favorece tomar, antes de acostarse, una infusión de tila o de rooibos.

Cómo dormir toda la noche sin somníferos



Entre el 8 y el 12% de la población sufre insomnio crónico. Muchos de ellos recurren a los fármacos para solucionarlo, sin antes haberle dado la oportunidad a otros métodos más inocuos y, a largo plazo, más eficaces.

Años atrás, cuando todavía no existía la electricidad y las personas se levantaban al alba y se iban a dormir al anochecer, el insomnio no existía. No fue hasta la irrupción de la luz eléctrica cuando empezaron a registrarse los primeros casos. Desde entonces los problemas de sueño no dejan de aumentar año tras año. La televisión, el ordenador, Internet… han contribuido a alejarnos aún más de nuestro ritmo biológico, sobreestimulando nuestro cerebro y dificultando el sueño. La solución está, por lo tanto, en tratar de relajarnos.

Un ritmo de vida más sosegado

En la gran mayoría de ocasiones, el insomnio aparece como consecuencia de la tensión que hemos sufrido durante el día. Los pensamientos obsesivos (las preocupaciones, los miedos, etc.) dificultan el sueño y empeoran su calidad. Trastornos emocionales como la ansiedad y el estrés también pueden provocarlo. En todos estos casos, es necesario adoptar una serie de pautas para desconectar y conseguir la relajación necesaria para conciliar el sueño.
§         RELÁJATE
Hay infinidad de medios muy eficaces para tranquilizarse antes de ir a dormir.
-Baños. Puedes sumergirte en una bañera o bien darte un baño de pies con agua templada y un puñado de sal.
-Ejercicio. Otra posibilidad es dar un paseo después de cenar o hacer un ejercicio suave, pero nunca justo antes de irse a dormir, ya que puede estimular demasiado y dificultar el sueño.
-Lectura. Leer un poco antes de ir a la cama puede resultar muy agradable pero, si notas que te despeja, es mejor que prescindas de ello.
-Bebidas calientes. Tomar un vaso de leche o una infusión antes de acostarse también puede servir de ayuda.
-Escuchar música. Hay recopilaciones especiales con música que induce al sueño. De todos modos, cualquier canción suave puede servir para ello.
-Técnicas de relajación. Los ejercicios de respiración, el yoga, el tai-chi, etc., ayudan a tranquilizar los ánimos y a dormir mejor.
§        HÁBITOS SALUDABLES
-Establece un horario. Acostarse y levantarse siempre a la misma hora (incluidos los fines de semana) es una medida básica para luchar contra el insomnio.
-No duermas la siesta. Si te cuesta prescindir de ella, procura que no supere los 20 minutos.
-Procura que el ambiente sea propicio. La habitación tiene que estar a oscuras (prescinde de los aparatos luminosos como los despertadores eléctricos), silenciosa y a una temperatura moderada. Evita la presencia de aparatos electrónicos, como la televisión o el ordenador.
-Reduce el consumo de sustancias estimulantes, como el café, las bebidas de cola, el alcohol y el tabaco, sobre todo en la segunda mitad del día.

Terapias alternativas

Los somníferos ya no son el tratamiento de primera elección en los casos rebeldes de insomnio. Hoy en día, se prefiere intentarlo antes mediante otro tipo de terapias.
§        PRODUCTOS NATURALES
Relajan y no tienen efectos secundarios. Plantas como la valeriana, la melisa, la flor de azahar, la tila, la pasiflora, el espino blanco, entre otras, contienen suaves efectos tranquilizantes. Se administran en infusiones y en extracto y son una excelente ayuda sobre todo para las personas a las que le cuesta conciliar el sueño.
§        ACUPUNTURA
La aplicación de agujas en zonas estratégicas facilita la relajación muscular y la disminución del estrés, por lo que es una poderosa arma contra el insomnio. Antes de iniciar el tratamiento es necesario determinar las causas que producen este problema (estrés, dieta incorrecta, desgaste intelectual, etc.)
§        AROMATERAPIA
Añadir unas cuantas gotas de esencia de lavanda, melisa o manzanilla en un pañuelo y colocarlo cerca de la almohada puede ayudar a dormir mejor.
§         FLORES DE BACH
Resultan muy eficaces cuando el insomnio está provocado por problemas emocionales. Plantas como la verbena, el castaño blanco o la agrimonia, entre otras, resultan muy indicadas para estos casos.
§         HOMEOPATÍA

El medicamento homeopático que se prescribirá será diferente en cada caso, dependiendo de los síntomas particulares de cada persona. Los remedios más utilizados son arsenicum álbum, cuando la persona tiene problemas de ansiedad y perfeccionismo excesivo, belladona, cuando el sueño es muy inquieto con pesadillas, calambres, etc., nux vómica, cuando el sueño es ligero y se despiertan antes de la hora, etc.


LA DIETA QUE AYUDA A CONCILIAR EL SUEÑO

       APUESTA POR LOS HIDRATOS DE CARBONO. Pan, pasta, arroz… son alimentos que contienen triptófano, un agente inductor del sueño.
       VITAMINA B6 Y MINERALES. Para metabolizar el triptófano es necesario que en el organismo hayan unos niveles adecuados de vitamina B6 (presente en carnes, pescado, huevos y cereales integrales) y de minerales como el calcio y el magnesio (frutos secos, legumbres).
        LECHUGA SEDANTE. Por sus propiedades tranquilizantes, es el alimento estrella para luchar contra este problema, sobre todo si es de origen nervioso.
            NO A LAS GRASAS. Son la otra cara de la moneda ya que favorecen la producción de hormonas estimulantes como la dopamina o la adrenalina. Conviene, por lo tanto, no incluirlas en las cenas. Los alimentos más perjudiciales son los embutidos, algunos quesos, las carnes rojas, los fritos y las salsas.
           CENA LIGERA. Teniendo en cuenta todos estos factores, la cena ideal para disfrutar de unos dulces sueños sería, por ejemplo, una ensalada de lechuga con un plato de pasta aliñada de forma sencilla y ligera y una pieza de fruta.



Nutrición



Las personas que comen un mínimo de ocho raciones de frutas y verduras al día son un 22% menos propensas a sufrir enfermedad cardíaca isquémica que las que consumen menos de tres raciones. Una porción equivale a 80 g de verdura o a una pieza de fruta. 

 La dieta mediterránea ayuda a tratar los síntomas de asma infantil. Una alimentación a base de legumbres, pescado, fruta, verdura y aceite de oliva proporciona nutrientes de efecto antioxidante, como los betacarotenos, vitaminas C y E, selenio, flavonoides y polifenoles, muy beneficiosos para tratar esta enfermedad. 

 Según un reciente estudio, sólo un 25% de las personas con sobrepeso consumen fruta y verduras a diario. En España, el consumo de este tipo de alimentos está muy por debajo de las cinco raciones recomendadas al día. 

 Hay una serie de alimentos que pueden dificultar la absorción de calcio en el organismo, un mineral imprescindible para la buena salud de los huesos. Una dieta excesivamente abundante en productos ricos en fósforo y bajos en calcio, como la carne y algunos refrescos, puede causar este efecto, por lo que no hay que abusar de ellos.


miércoles, 17 de julio de 2019

Osteoporosis


CAUSA. Los huesos están constituidos por un material formado, sobre todo, por fibras de colágeno, en el que se depositan sales minerales, especialmente de calcio, pero, además, tiene células. Unas van descomponiendo este material, mientras que otras lo van formando y originan hueso nuevo. Gracias a esto no sólo se libera calcio que pasa a la sangre (pues tiene funciones importantes en las células), sino que se sustituye el material envejecido, y el hueso puede ir adaptando su resistencia a los cambios de las fuerzas a que está sometido. La osteoporosis, al contrario de lo que a veces se cree, no es la falta de calcio en los huesos, sino la disminución de la cantidad de aquel material, por lo que se debilitan y son más frágiles. Se produce cuando se destruye más hueso del que se forma. Los motivos pueden ser: 

 - Falta de ejercicio, pues, la dureza de los huesos aumenta cuando hay fuerzas que actúan sobre ellos. 
 - Malnutrición con déficit de calcio, vitamina C o proteínas, necesarios para la formación de hueso nuevo. 
 - La edad, pues la hipófisis segrega menos hormona del crecimiento. 
 - El déficit de estrógenos en la menopausia, ya que activan las células formadoras de hueso. 
- Exceso de corticoides por tratamientos o por ciertas enfermedades, pues aumentan la eliminación de proteínas. 

SEÑALES. Sólo produce dolor si ha causado la fractura de algún hueso. Las más frecuentes son las de cadera, las vertebrales y las del antebrazo. Es característico que se produzcan por traumatismos muy ligeros, incluso en las vértebras, y muchas veces no existe ninguno. Por esto, la osteoporosis se diagnostica al observar en radiografías que los huesos son poco densos o se confirma la sospecha efectuando una densitometría, técnica que mide la densidad de los huesos y el riesgo de sufrir fracturas. 

PREVENCIÓN. Desde la infancia, hay que evitar los factores que la favorecen con la práctica de ejercicio físico, una alimentación adecuada y tomando el sol con medida, pues provoca la formación de vitamina D en la piel, que sirve para facilitar la absorción del calcio. 

TRATAMIENTO. Hay nuevos medicamentos que disminuyen la actividad de las células que normalmente descomponen el hueso. Uno de ellos se puede tomar en una sola dosis cada semana. Actualmente, existe un preparado similar a la parathormona (que segregan las glándulas paratiroides, llamadas así por estar cerca del tiroides) y que estimula la formación de hueso nuevo. Se administra diariamente en inyección subcutánea. Recientemente hay un producto oral (ranelato de estroncio), que disminuye la destrucción de hueso y estimula la formación de hueso nuevo. Las fracturas de las vértebras se pueden corregir inyectándoles una especie de cemento (vertebroplastia), lo que, a veces, se hace después de haber introducido un balón para corregir su deformidad (cifoplastia).


Los fármacos para aumentar los músculos causan esterilidad


El consumo de anabolizantes para aumentar el desarrollo de la masa muscular tiene, entre otros muchos riesgos para la salud, el de producir problemas de impotencia y esterilidad. Los especialistas han alertado sobre el número creciente de jóvenes deportistas afectados por estos fármacos. 

 Los anabolizantes tan sólo pueden adquirirse con receta médica en casos de hipogonadismo. Muchos deportistas aficionados, sin embargo, los adquieren de forma ilegal a través de compañeros, en algunos gimnasios o por internet. 

 Su uso está muy extendido, sobre todo entre culturistas, ya que ayuda al crecimiento del tejido muscular y la reducción de la grasa corporal. Muchos jóvenes recurren a ellos para conseguir un cuerpo musculado sin pensar en los problemas que el uso ilícito de estas sustancias pueden causar en su salud. 

 Además de esterilidad e impotencia, los anabolizantes también pueden provocar trastornos cardiovasculares, hepáticos, aumento del colesterol, alopecia y cambios de carácter. 

 Si estas sustancias se toman a edades tempranas (entre los 14 y los 18 años) pueden detener, incluso, el crecimiento, obteniéndose una talla menor de lo habitual. 

 En la mayoría de los casos, la esterilidad se corrige al dejar de tomar estas sustancias de forma definitiva.


Apnea del sueño


Muchas mujeres que se despiertan cansadas por la mañana y se sienten soñolientas durante el día pueden, sin saberlo, hacer pausas frecuentes en la respiración mientras duermen. Es la denominada apnea obstructiva del sueño, un trastorno que hasta ahora solo se había relacionado con los hombres. Estas apneas siguen un patrón característico: al poco de quedarse dormida, la persona empieza a roncar; los ronquidos se intensifican y, de repente, se produce un largo periodo de silencio durante el cual no hay respiración, lo que provoca un fuerte resoplido y jadeos cuando la persona trata de respirar.
Investigadores de la Universidad de Uppsala y de la Universidad de Umea, en Suecia, encuestaron a 400 mujeres a partir de veinte años, que también se sometieron a un estudio del sueño. Concluyeron que la frecuencia de las apneas aumenta con la hipertensión, la obesidad y la edad. Además de la somnolencia diurna, pueden aparecer otros problemas que dificulten el desempeño de la actividad laboral o académica.
Los síntomas asociados son más de los que imaginamos: irritabilidad, impaciencia, dolores de cabeza, aumento de ansiedad y depresión, pérdida de interés sexual, hiperactividad, riesgo de accidentes, o, en los casos más graves, hinchazón de piernas. Sin tratamiento, pueden causar y empeorar enfermedades cardiovasculares, como la arritmia o la hipertensión... Si se tratan, los problemas provocados por la apnea se corrigen totalmente. Por este motivo, es aconsejable acudir a un profesional en cuanto se detecten los primeros síntomas.


Los científicos buscan la relación directa entre los alimentos y la vista


Los ojos son el espejo del alma, o eso dicen, pero también pueden ser el espejo de la salud. Aunque no existe una relación directa entre la ingesta de zanahorias y la mejora de la vista -como asegura la leyenda-, la medicina nutricional y la ciencia ocular están cada vez más relacionadas. Actualmente, los científicos están investigando el vínculo entre vitaminas y minerales y la aparición de enfermedades oculares como las cataratas. Por ejemplo, está demostrado que la llamada xeroftalmia -enfermedad de los ojos secos que más tarde puede conducir a la ceguera- se debe a una falta de vitamina A, habitualmente presente en la carne y las verduras frescas. Una buena circulación y oxigenación de la sangre es necesaria para los ojos, de ahí que el colesterol influya directamente en la vista. En este sentido, la Universidad de Liverpool, en Inglaterra, se ha postulado como pionera en la investigación a la hora de relacionar la alimentación con la vista. Según el profesor Ian Grierson, los avances apuntan que "las vitaminas A, C, E y el zinc influyen directamente en la salud de nuestros ojos, y están presentes en las plantas y las algas". Se trata así de afinar en las causas de las enfermedades oculares, pues se estima que aumentarán en los países desarrollados durante las próximas décadas.


martes, 16 de julio de 2019

Revitaliza tu organismo


La enfermedad es una manifestación de agotamiento del organismo y podemos ayudar a nuestro sistema autocurativo a superarla reposando. Una parte del plan puede ser abstenerse de tomar alimentos, lo que revitaliza el organismo mediante la desintoxicación celular, la limpieza de los órganos de eliminación -riñones, hígado, pulmones, piel- y la regeneración de tejidos. Pueden aparecer síntomas molestos, pero son señales del proceso de revitalización. Los meses de primavera y de otoño son los mejores para hacerlo, aunque conviene seguir estas etapas: cinco días de régimen asociado (por la mañana frutas, a mediodía glúcidos y por la noche proteínas), cinco días de régimen celulósico (frutas y/o verduras), cinco con zumos (de fruta, verduras y hortalizas), otros cinco tomando zumos de verduras diluídos, y a partir del día 25 solo agua. La salida del ayuno sería ideal iniciarla cuando acaban los síntomas siguiendo estas etapas en orden inverso.